Skip to content

VUELVE EL RELOJ ¿EL RECTORADO VA AHORA A POR EL DERECHO A LA HUELGA?

10 junio, 2014
reloj 1El rector y el gerente han convocado a las organizaciones sindicales, a una reunión, para tratar sobre el recorte en los haberes de los empleados universitarios, PDI o PAS, que apoyen futuras huelgas.

Según parece, será lo más  “importante” que hagan, su mejor aval de gobierno, el balance al final de su etapa al frente de la Universidad de Granada. Lo que sin duda, constituye todo un dudoso mérito.

Desde FETE-UGT·UGR, sin cuestionar que puedan imponer esas medidas de recortes, no entendemos la urgencia de tratar un tema como éste, cuando nadie se lo ha pedido y, hasta el momento, no ha supuesto un problema en la Universidad de Granada. Pero, además las medidas que nos quieren aplicar son, como poco, inoportunas, innecesarias e injustificables.

reloj 2Varias preguntas nos caben sobre esta convocatoria y propuesta: ¿Cómo se atreven a convocar a los sindicatos, para
negociar algo que saben que no vamos a aceptar? ¿Quieren hacer el paripé que negocian para luego recurrir a su medida preferida,la “resolución unilateral”?. -Cuando existen tantos temas importantes sobre los que negociar, que tienen que ver con las condiciones de trabajo de los empleados universitarios-, ¿Lo único que les preocupa es hablar sobre el recorte de los haberes e intimidar sobre el derecho a la huelga? ¿Vuelven otra vez a intentar la imposición del sistema de control biométrico, el famoso reloj, y retomar las conversaciones con la  empresa que puede montarlo?…

Consideramos que es una iniciativa, al menos, inoportuna, justo ahora que se está criminalizando y coartando desde el gobierno del PP las libertades, en especial el derecho a manifestarse y a la huelga, con condenas “ejemplarizantes”, y preparando leyes de seguridad ciudadana. Cuando, se está utilizando como agravante de responsabilidad penal el ejercicio del derecho a la huelga que es parte esencial de los derechos fundamentales y libertades públicas que rigen nuestro Estado Social y de Derecho.

Por tanto, la propuesta del gerente desprende un tufillo represor evidente, nada nuevo, porque la lógica represora, se ha convertido, por desgracia, en una seña de identidad de este equipo de gobierno. Ahora cobra más sentido las pretensiones del sistema de control presencial, camuflado con el acrónimo SSAD, que ya tenía prevista esta función, era uno de sus objetivos

El contexto represor ha sido denunciado en nuestro boletín La CaFETEra, números 52 y 56

(http://www.ugr.es/~feteugt/cafetera/la_cafetera_52.pdf, http://www.ugr.es/~feteugt/cafetera/la_cafetera_56.pdf).

reloj 3Existen muchas manifestaciones de ello, como, las carpetas de difícil acceso para las listas sindicales, los avisos de la  secretaria general de no hacer uso del correo de la UGR, la aparición de la policía en los paros de FETE-UGT cuando era en centros universitarios, la prensa subvencionada convertida en el NO-DO, las críticas protegidas por el Consejo de Gobierno contra lo molesto…; en esa escalada, el control de la huelga constituye, sólo, un paso más.

Las medidas de recorte de haberes por hacer uso del derecho a la huelga que pretende el rectorado son, también, innecesarias. Se presenta como un tema de negociación cuando existen tantos temas importantes sobre los que negociar, que tienen que ver con las condiciones de trabajo de los empleados universitarios. Sorprende que ahora recurran a la negociación, cuando lo que han hecho con más ahínco, durante su mandato, ha sido liquidar la negociación colectiva, cercenar el diálogo con los representantes de los trabajadores, abusar de las imposiciones unilaterales. Saben que a las organizaciones sindicales no le interesa para nada negociar un castigo a los trabajadores universitarios. Nadie le ha pedido aplicar estas medidas y, hasta el momento, no ha supuesto un problema en la Universidad de Granada.

La negociación colectiva en la Universidad de Granada era una de las referencias de todos los equipos de gobierno que ha habido desde la democracia, al actual le cabrá el dudoso mérito de haberla enterrado. Durante 7 años, se ha ninguneado como a nadie a los representantes de los trabajadores. En esos años no se ha conseguido ningún acuerdo de calado, y ha colocado a la UGR a la cola de las Universidades Andaluzas en este capítulo, una vuelta atrás sin precedentes. Su muestra más evidente ha sido el incumplimiento de la reiterada promesa del rector de crear la mesa de Negociación de la Universidad de Granada. Todo ello, a pesar de que existan aisladas y honrosas ocasiones, como lo ocurrido recientemente en Ordenación Académica.

 FETE-UGT·UGR cuando comprobó reiteradamente, y con estupor, que el rector, que se presentó revestido de progresista, y su equipo, hacían una política clara de seguidismo del gobierno del PP, y era el más aplicado en imponer en la Universidad de Granada el austericidio, más allá de la obligación legal; denunció la actitud real de este equipo de gobierno. Los hechos han ido confirmando esta primera valoración.

Las medidas que pretenden imponer, también, nos parecen injustificables. Su excusa reiterada ha sido que deben obedecer las leyes promulgadas por el gobierno, porque de lo contrario cometerían “felonía”. Pero la realidad es que siempre han ido más allá del cumplimiento estricto de la norma, sobre todo cuando ésta es interpretable. Por algo se han ganado el sobrenombre de, “alumnos aventajados de Rajoy”. El incumplimiento legal de la obligación de la negociación colectiva; las declaraciones precipitadas y meritorias del gerente sobre el decreto de diciembre de 2011, afectando a las contrataciones del PAS; la aplicación unilateral del decreto de abril de 2012 de la sobrecarga horaria del PDI; el incumplimiento de la sentencia que le obligaba a rectificar sobre ese decreto… son buenos ejemplos de que no siempre cumplen las leyes a rajatabla y que la aplican contra los trabajadores sin tener necesidad de hacerlo. Por favor, no nos repitan otra vez el discurso de la felonía, no es creíble.

Solo falta que con este tema, se vuelva a vender en la prensa como una acción del rectorado justiciero a la que es tan dado el responsable de prensa del rector. Porque al final lo único que consigue es desprestigiar al personal de la universidad en el exterior.

Su tiempo ha pasado. Un “adiós” con discreción es lo mejor que pueden hacer. A no ser que existan intereses inconfesables para cuando lo dejen, que justifique este innecesario ruido.

Artículo extraido del Boletín,  “La cafetera” nº 90: http://www.ugr.es/~feteugt/cafetera/la_cafetera_90.pdf

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: